Esta vez de blanco

Me dije “¿quién se ha desecho de esta preciosidad?”. Hoy en día alberga todos mis libros de arte, y es una de las  piezas estrellas de mi despacho, totalmente integrada en él gracias al color blanco utilizado en su actualización.

Es reconfortante poder ver brillar algo que casi se daba por apagado.